91 550 15 42 info@inpsi.org

Instituto de Investigación en Psiquiatría y Psicoterapia

No te rindas que la vida es eso,

continuar el viaje,

perseguir tus sueños,

destrabar el tiempo,

correr los escombros y destapar el cielo.

 

Mario Benedetti

postraumático vejez abusoEl maltrato a los ancianos es una problemática ocultada en unos casos, disimulada en otros y generalmente ignorada. Es muy difícil definir los límites entre los diferentes malos tratos  y la negligencia, entendida ésta como la dejadez en el mantenimiento de los elementos vitales básicos; a consecuencia de ello, las cifras que se manejan varían en un rango que va desde el 2 al 10 % de personas afectadas. A estas impactantes cifras se añaden otras que deberían hacernos reflexionar seriamente; entre el 70 y el 90% de las agresiones tienen lugar en el ámbito familiar y se estima que entre el 80 y el 90% no son detectadas o no son denunciadas.

Más allá de las cifras se puede afirmar que es un grave problema social que afecta a muchas víctimas, que casi nadie quiere ver y que, como ocurre en tantas victimizaciones, se mantiene gracias a los silencios cómplices. Se trata de un asunto que conduce a la confrontación con las creencias que comúnmente se mantienen sobre los vínculos familiares y el desarrollo de éstos, donde la familia es considerada como una estructura que se encuentra a salvo de que entre sus miembros ocurran las atrocidades que realizamos los seres humanos. Para evitar confrontarnos con estas situaciones, tomamos actitudes -similares a las que se adoptan ante el abuso y el maltrato a los niños dentro de la familia- en las que se soslayan evidencias y se rehúsan datos. Una de las formas en que con frecuencia se sortea el problema es centrarse, de forma exclusiva, en el maltrato físico y en los momentos en que éste es claramente verificable.

En nuestra sociedad el umbral de tolerancia es mayor hacia las agresiones a ancianos que hacia cualquier otro grupo de personas. Incluso algunas marcas físicas del maltrato son pasadas por alto; una marca o un moratón inusual, que en una mujer o en un niño conducirían a una necesaria investigación, puede ser atribuido, en el caso de un anciano, a la misma vejez o ser directamente visto como consecuencia de una enfermedad o de un tratamiento médico.

Las condiciones que acompañan a los malos tratos a los ancianos hacen que estos se mantengan y se incrementen con el paso del tiempo; las situaciones de dependencia se acentúan; la visión de que son una carga se intensifica; las sensaciones de venganza u odio hacia ellos se acrecientan.

La detección de este maltrato es mucho más difícil que el que afecta a otras personas ya que, en muchos casos, se encuentran aislados en sus domicilios y no tienen contacto con nadie más que con los maltratadores y con el resto de familiares que mantienen negaciones y complicidades. Por otra parte, es poco probable que los ancianos maltratados en el ámbito doméstico den a conocer su problemática de forma espontánea, es necesario preguntarles de forma directa y reiterada haciendo una investigación que va, en muchos casos, más allá de sus deseos manifiestos.

Son muchos los clichés que se repiten en relación con estos problemas; se ubican, de forma  exclusiva, en familias en las que se objetiva un alto grado de desestructuración, son propios de personas con escasa capacidad cultural, están ligados a niveles socio económicos bajos, son realizados por hombres violentos…

No disponemos de estudios amplios, fiables y contrastados pero la experiencia clínica nos muestra que el maltrato hacia las personas mayores ocurre de formas muy variadas y se produce en familias de todos los ámbitos económicos y niveles culturales. Especialmente relevante es destacar que es independiente del sexo; tanto mujeres como hombres ancianos son maltratados y los maltratadores son unas veces mujeres, otras hombres y, en no pocos casos, ambos a la vez. Por último, resaltar la necesidad de realizar una mirada desde la trasmisión intergeneracional de la violencia para conocer y entender más sobre este tema.

Autor: Antonio Sánchez González

Psiquiatra- Psicoterapeuta – Perito Judicial
Especializado en el trabajo con personas afectadas por acontecimientos traumáticos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando y cierra esta ventana está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies