91 550 15 42 info@inpsi.org

Instituto de Investigación en Psiquiatría y Psicoterapia

Ir a la oscuridad con una luz es conocer la luz.

Para conocer a la oscuridad, ve a oscuras. Ve sin ver,

y encontrarás que la oscuridad, también, florece y canta,

y es recorrida por pies oscuros y alas oscuras.


Wendell Berry

Podemos construir y construirnos desde, en y con la adversidad. Esta idea rectora puede transformar la creencia, muy profundamente enraizada en nuestra sociedad, de que tras vivir un grave infortunio se produce un deterioro vital inevitable, que se perpetuará en un circuito autoalimentado; el daño del daño. La vida, el mundo, los otros nos golpean y a veces hacemos algo más que encajar o devolver el golpe; restañamos las heridas, erigimos algo nuevo y productivo. En una aparente contradicción, se sostiene también la idea de que el sufrimiento, por si mismo, nos hace mejores, nos hace más sabios. No es así, es una gran posibilidad de generar un cambio; pero los seres humanos nos caracterizamos porque muchas de las oportunidades las perdemos o, en gran cantidad de ocasiones, ni tan siquiera las vemos.

adversidad psicoterapia sufrimiento

Construir, no reconstruir; el árbol que cayó nunca será reconstruido, el alma herida guarda cicatrices. Con los restos, con esa leña caída, crearemos uno nuevo que tendrá múltiples similitudes con el derribado pero que será diferente. Abordamos un proceso, difícil pero viable, largo pero factible, laborioso pero fructífero, costoso pero vivificante. Es preocupante la transmisión de que es un proceso fácil y que además se transforma en un imperativo. Se difunden una serie de mensajes, unos sencillos consejos, una amalgama de autoayuda y de orientalismo y !tachan!, todo solucionado. La vivencia de lo dificultoso del proceso y percibirlo, en muchos momentos, como irresoluble conduce a sentimientos de minusvalía, de frustración y de culpa: «con lo fácil que es…, ¿cómo es que yo no puedo?…, o bien «simplemente consiste en terminar con lo que pasó y disfrutar de lo actual» etc.

El camino tiene dos vertientes, diferentes pero íntimamente conectadas: la relación con uno mismo y la relación con los demás. El viaje, abierto y vulnerable, hacia el siempre inconcluso autoconocimiento, trasforma al que lo hace; el que va no es el mismo que vuelve. Se sustenta en el contacto veraz, en la observación, la reflexión y el análisis de las propias actuaciones, sentimientos y emociones. Es imprescindible encontrar buenos aliados, buenos cómplices con los que establecer vínculos de intimidad más allá de la superficialidad; esas personas nutricias con las que recíprocamente realizamos un crecimiento.

La autonomía personal se sustenta en unas bien cimentadas relaciones de intimidad con otros; éstas nos hacen  independientes y así se nutre la capacidad para afrontar la sucesión de encuentros y de pérdidas, de elecciones y de renuncias que es la vida. Tanto en el plano personal como en el relacional, la actitud creativa debe ser un acompañante constante y el humor que, como señaló Borges es una metáfora que establece un nexo entre dos imposibles, será un termómetro del desarrollo de todo el proceso. El camino, muchas veces empinado y pedregoso, se alivia con el encuentro con la magia de lo cotidiano, con las felices coincidencias y con las combinaciones afortunadas de la vida.

Conocer el pasado, no tergiversarlo ni disfrazarlo, asumirlo, responsabilizarnos de lo que hicimos y de lo que no, es la única vía para así poder entender muchas actuaciones repetitivas en el presente. Romper trabas, soltar lastres y desde ahí poder gestar un futuro diferente.

No se puede retroceder pero se puede hacer que el tiempo venidero no sea la repetición del infortunio. Podemos generar una alborada, preludio de un nuevo tiempo personal por recorrer. Tenemos cada uno de nosotros la libertad para anhelar, desear, querer, elegir, coger, rechazar, renunciar, actuar, parar, modificar, reformar, evolucionar, transformar, cambiar; por ende, tenemos la posibilidad de elegir el tortuoso y torcido camino de la ausencia de libertad.

Autor: Antonio Sánchez González

Psiquiatra- Psicoterapeuta – Perito Judicial Especializado en el trabajo con personas afectadas por acontecimientos traumáticos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando y cierra esta ventana está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies